La iglesia de Santa María de Sangüesa (Navarra)




Sigfrido y el Cantar de los Nibelungos

Sigfrido es el personaje central del poema del Cantar de los Nibelungos. Pertenece a la mitología germánica, aunque su leyenda también está presente en la tradición nórdica e islandesa. El compositor Richard Wagner recogió la leyenda en sus óperas de “El anillo de los nibelungos”.

Sigfrido fue educado por el herrero Regin, quien le preparó para matar a Fafner, el dragón que custodiaba el tesoro de los nibelungos. La figura del herrero no es casual: son personajes sagrados en las religiones precristianas (incluso hoy en muchas tribus de África), pues eran los encargados de obtener el hierro y moldear los objetos con este mineral, el más fuerte que se conocía y poseedor, por tanto, de unas cualidades especiales y “mágicas”.

El herrero Regin moldea la espada Nothung, mientras Sigfrido, frente a él en una figura incompleta, debería sostener un fuelle para la forja, según las representaciones nórdicas. A la derecha del herrero, Sigfrido lleva el corazón del dragón Fafner al herrero Regin.

Con la espada que había sido de su padre, una vez moldeada por Regin, Sigfrido consiguió dar muerte al dragón. Se bañó en su sangre para hacerse invulnerable, pero una hoja de tilo impidió que la sangre del dragón alcanzase un punto de su espalda. No podemos dejar de ver el paralelismo con Aquiles,  el héroe de la mitología griega, quien se bañó en la laguna Estigia con la misma finalidad que Sigfrido, pero dejó al descubierto una zona del talón.

Sigfrido desenvaina su espada para enfrentarse al dragón Fafner. Frente a él,  una figura humana encorvada con garras de animal, no sabemos si quiere representar al dragón.

Una vez muerto el dragón, Sigfrido fue capaz de entender el canto de los pájaros, que le avisaban de la traición que estaba fraguando Regin. El tema de los pájaros y su canto nos recuerda la leyenda del monje Virila en el cercano monasterio de Leyre.

Sigfrido da muerte al dragón Fafner

Muerto el dragón, Sigfrido es capaz de entender el canto de los pájaros


Casado con Krimilda, hizo que el hermano de ésta, Gunther, desposara a la valquiria Brunilda. Al cambiar sus anillos con Gunther, Sigfrido se transformó en su cuñado y superó varias pruebas. Cuando Brunilda se enteró que Sigfrido había suplantado a su marido, orquestó su muerte, pues sabía cual era su punto débil, conseguido lo cual la valquiria se suicidó, ya que estaba enamorada de Sigfrido.

Krimilda se casó de nuevo con un tal Etzel, quien quería hacerse con el tesoro de los nibelungos, que Gunther había escondido en el fondo del Rin. Invitados a un banquete por Krimilda, las gentes de Etzel fueron asesinadas en ese acto. A continuación Krimilda mató a Etzel y se suicidió arrojándose a las llamas del palacio, en un incendio que ella misma había provocado.

Las escenas de la leyenda de Sigfrido que aparecen en Sangüesa se parecen mucho a otras representadas en iglesias noruegas, particularmente en la iglesia de Hyllestad, país en que Sigfrido se conoce como Sigurd. El tema de Sigfrido aparece decorando algunas iglesias de Inglaterra e Irlanda, pero es en Noruega donde se reproduce con más asiduidad. Seguramente son las iglesias noruegas -y particularmente la de Hyllestad- las que inspiran la decoración de Sangüesa sobre este tema. 

El que en Sangüesa se decore su iglesia con temas que tienen su origen en tierras tan lejanas es una muestra de que el románico es un movimiento cultural internacional, no estrictamente local, además de indicarnos que la influencia de las creencias paganas precristianas era todavía muy potente en estos siglos en las sociedades europeas.


Escenas del tema de Sigfrido o Sigurd en una iglesia noruega. Muerte del dragón y forja de la espada.


La mitología nórdica simboliza en la leyenda de Sigfrido la victoria del sol (Sigfrido) sobre el frío invernal (el dragón Fafner), gracias a lo cual se recupera el ciclo agrario y la Tierra nos dará sus frutos (el tesoro de los nibelungos).

¿Cómo llegó esta escena desde Escandinavia a Navarra? Posiblemente a través de gentes que confluyeron en las Cruzadas e intercambiaron ideas sobre el paganismo en sus países de origen que, por cierto, estaba aún muy vivo. Fueron cruzados Sigurd Jorsalafak, rey de Noruega (1109-1110) y Karl el Danés, que fue pariente de Alfonso I el Batallador.

¿Qué mensaje nos ofrecen estas escenas de mitología nórdica? Como en otros casos en templos católicos del Románico se representan símbolos y figuras de otras religiones (egipcia, greco-romana, mesopotamia, islam...)  en un intento de superar las distintas creencias y llegar a una "religión universal" en la que los aportes de cada una de ellas nos llevaran a reconocer que la esencia divina está en cada uno de nosotros. La leyenda de Sigfrido nos lleva a los cultos solares, lo mismo que la Virgen de Rocamadour en este mismo templo de Sangüesa es un culto a la diosa-luna, o que las figuras de dragones devorando hombres forman parte de los ritos iniciativos de muerte-resurreción, o diversos dibujos de la fachada de la iglesia corresponden a las creencias celtas. Con la religión católica muy desacreditada debido a sus excesos (enriquecimiento de sus dirigentes a costa de la miseria general del pueblo, justificación de los abusos feudales…) aparecen diversas corrientes de pensamiento que postulan otra forma de vida religiosa, que reconociera los sistemas de creencias que la Humanidad había tenido a lo largo de milenios y practicara la tolerancia. En este sentido trabajaron afanosamente los caballeros templarios.